El taller de expo-diseño, el precedente al concurso en Second Life

El equipo de Expolab ya está trabajando en la gestión del concurso de diseño organizado en Second Life con la colaboración del Tech Museum de California, y de hecho, hace unos días que el concurso ha comenzado. Han aparecido los primeros diseñadores mostrando su interés en el proyecto y nosotros estamos siguiendo todo el proceso para ver cuando podemos empezar a mostraros alguna primicia.

De momento, queremos compartir con vosotros, el vídeo del taller de expo-diseño que hicimos aquí en el Citilab, el pasado día 14 de enero. A partir de este encuentro, junto con un par de sesiones de trabajo que realizamos previamente, hemos seleccionado los temas y la propuesta de diseño para el concurso que se  ha propuesto en Second Life. No os lo podéis perder, son los orígenes de la primera exposición de Expolab!

Share

¡Empieza el concurso en Second Life!

Durante estas últimas semanas, hemos estado trabajando con todo el material que recogimos durante los talleres de expo-diseño realizados los días 12, 13 y 14 de enero. Finalmente, hemos conseguido categorizar las anécdotas que habéis compartido con nosotros, en cinco bloques que muestran cómo Internet y las tecnologías digitales nos han modificado nuestro día a día. En esta primera exposición analizaremos cómo ha cambiado la forma en que compartimos los recuerdos, conectamos con los demás, viajamos en el tiempo y el espacio, trabajamos y experimentamos la seguridad. Estructuraremos este material en cubos que explicarán tanto la parte más social de estas anécdotas, como parte de la tecnología que hay detrás. La idea es que estos cubos sean una propuesta, no sólo para contemplar los cambios, sino para participar en la experiencia de estos. Queremos que los visitantes puedan subir fotos, vivir sensaciones o aportar su visión. En definitiva, que el público sea, de nuevo, el protagonista, y con su visita termine de construir esta exposición.

Todo este material se encuentra ya en la página web del Tech Virtual Museum y forma parte del material de consulta para todos aquellos que queráis participar en el concurso de diseño organizado conjuntamente por Citilab Cornellà y el Tech Museum en San José, California. Os invitamos a subir vuestras propuestas de diseño! Podéis utilizar Second Life como herramienta, pero no es obligatorio. También podéis utilizar dibujos, vídeos, esquemas, SolidWorks o cualquier otra herramienta de diseño. El concurso de diseño ya está abierto, las propuestas se pueden subir hasta el 25 de marzo ¡Buena suerte a todos!

Share

Analizando los talleres de Expo-diseño

http://www.wordle.net/

Estamos analizando los collages, fotos, transcripciones y observaciones de los tres talleres de diseño dentro del proyecto Expolab. Esta nube de tags muestra una rica variedad de temas y ejemplos que se dieron a conocer por los participantes durante las sesiones. Vamos a utilizar las temáticas más interesantes para definir el contenido de la exposición. !Mantenéos en contacto!

Share

Exitoso taller de Expo-diseño

Por fin llegó la tarde del día 14 y la gente empezó a aparecer en la entrada de Citilab. Personas solas, pequeños grupitos de dos, iban entrando en el centro. Poco a poco, la sala se fue llenando hasta que llegamos a tener 31 participantes.

Los principios siempre son un poco tímidos y más, cuando las personas no se conocen entre sí. Para ir calentando motores, les invitamos a sentarse en mesas de 7 y 8 personas y explicamos quiénes éramos, Ramon Sangüesa, el Astrid Lubsen y yo misma, Irene Lapuente y en qué consistía el proyecto de Expolab.

Una vez puestos en contexto, les pedimos que abriera los sobres que había en cada mesa. ¿Qué se iban a encontrar dentro? Un montón de fotografías de temas diversos. Cada participante tenía que elegir entre 3 y 5 fotografías que le gustaran y que, de alguna manera, intentara vincularalas a la tecnología. Una vez elegidas las fotos, los participantes del taller Expo-disseny se dividieron en grupos de 3 ó 4 personas y empezaron a hacerse unas pequeñas entrevistas mutuamente dentro de su grupo. El objetivo era que se explicaran unos a otros por qué habían elegido sus fotografías. Con esta información, cada grupo preparó un collage de imágenes y lo colgó en la pared. Uno a uno, nos fueron presentando al resto de los participantes sus collages. Aquí los explicamos lo mejor que podemos e invitamos a los que participaron a comentar en esto blog lo que nos hayamos dejado o a aportar matizaciones. En total se presentaron ocho collages.

El primer collage hablaba de la evolución de lo analógico a lo digital. Mostraba imágenes como una reunión para ilustrar el paso de reuniones clásicas presenciales a reuniones con video-conferencia. Se comentó el cambio que supone pasar de colgar imágenes en una pared a colgarlas en plataformas como Flickr. Una imagen de un equipo de fútbol llevó al grupo a hacer un analogía entre un equipo de fútbol y las posibilidades de trabajar en equipo que te da Internet. También nos explicaron la anécdota de unos padres mayores que no simpatizaban demasiado con la tecnología pero que, en cambio, enviaban mensajes de móvil aún más abreviados que los de sus hijos. Así que la aproximación al objeto tecnológico les ha resultado más difícil que el acercamiento al nuevo lenguaje. Finalmente, se inició un pequeño debate sobre si la movilidad y la portabilidad eran tan reales como nos gustaría. Alguien respondió que el problema no es que no podamos trabajar en los parques porque el sol nos deslumbre, sino que las ciudades no están preparadas para dar soporte a gente que quiere trabajar mientras espera el metro o el tranvia, por ejemplo. Hace unos meses Citilab realizó un Breakout el tramo que une Citilab y el centro comercial de L’Illa. Fue todo un éxito.

El segundo póster mostraba una clara división entre el mundo digital y el mundo analógico. Se lamentaban un poco de la añoranza que les producía estar lejos de los campos y de los huertos. A pesar de las ventajas de la tecnología, mostraban el mundo analógico mucho más cálido y humano que el mundo digital. En este póster un mapa del mundo impreso con carácteres alfanuméricos unificaba estas dos perspectivas.

En el tercer póster aparecían tres imágenes de relojes. Para los participantes que lo habían realizado, estos relojes representabas la tecnología, la precisión, la belleza, la elegancia, etc. Por otra parte, este equipo inició un debate sobre las ventajas y desventajas del e-book. Curiosamente la gente de mediana edad defendía la utilización de esta nueva tecnología para leer. Se basaban en la disminución del peso, la posibilidad de tener muchos libros en uno y de ahorrar espacio, como ha sucedido con la introducción de los ipods, y la posibilidad de aumentar el tamaño de la letra y leer con más facilidad. Los representantes de más edad y los más jóvenes, en cambio, se sentían demasiado nostálgicos para hacer el cambio de papel al sorporte tecnológico. Volvió a salir el tema de las video-conferencias. Se habló de la dificultad de trabajar con tecnología porque siempre está cambiando y es como una montaña a escalar. Destacaron que los cambios más importantes se habían producido en el ámbito de la comunicación. Y finalizaron su presentación diciendo que de vez en cuando también había que descansar y hacer un “reset yourself”.

El cuarto grupo destacó los cambios que habían sufrido las cocinas, la manera de cocinar y el tiempo que les dedicamos. También aprovechamos este tema, para contar una anécdota sobre un huevo duro que reventó y salpicó toda la cocina, por culpa quedarse abstraído la primera vez que alguien hacía un chat con un amigo en el extranjero.

El quinto grupo empezó analizando cómo la tecnología afecta a la naturaleza y al revés y no siempre como nos imaginamos. Este collage contenía una fotografía de un hombre solo caminando por una montaña nevada. Esta imagen suponía una aventura muy arriesgada hace unos años, pero ahora gracias a los GPS, los iphones y otros artilugios el riesgo se reduce. Mostraron una imagen donde la tecnología y las mascotas ocupaban espacios similares, y con ello nos plantearon a todos la duda de lo que estamos haciendo con la tecnología. La imagen de unos inmigrantes sin hogar abrió el debate sobre si todos tenían acceso a la tecnología y la carencia que esto suponía. También se comentó el contraste por lo inesperado de encontrar usos avanzados de la tecnología entre los ma´s desfavorecidos, como el ejemplo de los “homeless” que trabajan en red con cámaras y móviles para captar a los famosos allí donde aparezcan. También se destacó el buen y ecológico papel de los nuevos medios de mostrar información en las exposiciones respecto a los antiguos catálogos. La imagen de un hombre midiendo el mundo inspiró la frase “Hoy en día necesitamos medirlo todo”.

Gracias al sexto póster hicimos un entretenido viaje por la historia del automóvil. Los antiguos Simca 1000 donde todo era mecánico y que representaban la modernidad del momento, pasando a los actuales coches con elevados contenidos de software, hasta los coches del futuro sin conductor y menos contaminantes. Uno de los miembros de este grupo, nos habló en primera persona de sus experiencias como mecánico. Nos dijo que hoy en día no se puede tener trabajo en esta profesión sin tener conocimientos de informática. Él mismo, ponía la ilusión de su mejora profesional gracias a su aprendizaje en tecnologías digitales. Muchas personas mostraron su voluntad de adquirir coches híbridos en cuanto bajaran los precios. Este grupo también utilizó la imagen de una mujer de mirada perdida en el horizonte para hacer una metáfora con las sorpresas que nos puede dar la tecnología digital.

El séptimo grupo hizo un esquema tipo espina de pescado para hablarnos de los cambios sufridos en diferentes ambientes como la biotecnología, la alimentación, la logística y distribución, la formación, el ocio, la comunicación e integración, el impacto con las cargas que llevamos del pasado y los materiales. Aquí se planteó la discusión de cómo la actual tecnología que, en general, se veía como positiva también podría atraer resultados negativos como pasó con la época industrial que nos trajo la contaminación atmosférica. Se discutió sobre cómo ahora la tecnología no tenía más remedio que trabajar por la sostenibilidad y lo “limpio”.

Finalmente, el octavo grupo nos habló de la macro-transformación que han sufrido los conceptos de tiempo y espacio. Ahora mismo podemos hablar y ver a una persona que se encuentra en estos momentos en Sidney, lo que antes era impensable. Por otro lado, también se reflexionó sobre el tema de la modernidad, un concepto hoy en día muy efímero. Como ejemplo mostraron un anuncio de un Simca 1200 donde se decía: “Si tú construyeras un coche, seguro que sería como este”. Evidentemente, actualmente esto ya no es cierto. También se comentó que la tecnología nos daba más tiempo de ocio. Y finalmente acabamos la parte de explicaciones de los pósters con una anécdota de uno de los participantes que se había roto un brazo y se había sorprendido mucho con la tecnología digital usada por los médicos capaz de mostrarle haciendo zooms la zona afectada en un ordenador en vez de hacerlo con viendo una radiografía a contraluz. También se comenta que la tecnología era como el oxígeno que estaba en todas partes y que la necesitábamos.

Una vez presentados los ocho collages, los visitantes tuvieron una pequeña pausa para repostar energía comiendo galletas, patatas y mandarinas y seguimos trabajando. Cada uno tenía que elegir la anécdota que más le había gustado de todas las que habíamos escuchado, ponerlo en común con los miembros de su grupo, elegir una de todas las anécdotas escogidas y hacer alguna representación tridimensional con el resto del equipo. En tan sólo unos instantes todos los grupos estaban cogiendo cartulinas, cintas de colores, bolas, plastelina y toda una serie de materiales que habíamos preparado para la ocasión. Durante media hora la imaginación y la creatividad crecía por instantes en cada mesa. Todo el mundo estaba ocupado cortando, pegando, dibujando, modelando y los resultados fueron excepcionales.

Partiendo de la anécdota del brazo roto, un grupo modeló un brazo mecánico con posibilidades de movimiento. En este brazo se podían observar todas las partes ósea y musculares, tal y como se habían podido ver en los aparatos digitales de los médicos del lesionado.

Un segundo grupo, escenificó la anécdota de un miembro de su equipo que había podido conocer a un primo suyo de su misma edad gracias a Internet. Tres cubos verdes representaban los miembros familiares, una red unía a los tres miembros y la unificación quedaba representada con la posibilidad de meter un cubo dentro de otro.

Un tercer grupo quiso jugar con el concepto del tiempo y construyeron un reloj gigante con papel de celofán amarillo. dentro de este reloj había un recipiente donde podíamos intentar encestar bolitas de tiempo, pelotas que nos concederían una hora extra o diez minutos más para nuestros días ocupados … gracias a la tecnología.

La cuarta propuesta fue muy conceptual. Basada con la añoranza de los huertos de siempre, los gustos de antes y del tacto de las cosas, crearon un ser híbrido que tenía los sentidos que Internet no había conseguido replicar. La tecnología digital nos impacta perfectamente en nuestros sentidos de la vista y el oído, pero el olfato, el gusto y el tacto quedan olvidados.

El quinto equipo hizo una maqueta de una oficina moderna con salones de video-conferencias. Tenía la posibilidad de cocinar y comer en el entorno laboral. Un jacuzzi y una ducha para relajarse y estar limpio e impecable. La ducha para tener ideas solo y el jacuzzi para crear posibilidades de ideas en colaboración. Una mesa ampliable para cuando aumenta la plantilla. Un robot suministrador de wifi que se desplaza según las necesidades de conexión … Y la mejor parte, el sistema combinado del robot de documentación encargado de registrar las reuniones, hacer fotografías y recoger los puntos importantes con la impresora de resultados. De esta manera los trabajadores sólo deben fluir, pensar, hablar y las máquinas se encargarían de ponerlo en documentos y entregar resultados. ¡No pinta nada mal!

La sexta propuesta estuvo relacionada con el mundo de la telefonía. Los teléfonos de dos piezas, los actuales mini-ordenadores capaces de procesar todo tipo de información. Además, este grupo se organizó con una especie de escultura de dos caras que se llamaba y se hablaba a sí misma: le llamaron el “tono tecnológico”.

Finalmente, el séptimo equipo (y ganador) creó una pieza dual que representaba, por una cara la interconexión brutal de Internet con todos los nodos hiper-conectados, versus las conexiones reales de la vida cotidiana: grupitos de dos, tres, incluso individuos aislados. Al final, todos tenemos nuestra pareja, familia, amigos, que son con los que realmente estamos conectados.

El jurado lo formaron todos los asistentes al acto y fue con una votación popular a mano alzada la que otorgó el premio. Los dos equipos más votados recibieron una botella de cava que compartieron con los asistentes. Por participar, todo el mundo se llevó una camiseta de Citilab.

La jornada terminó más allá de las puertas del Citilab. Todos esábamos muy contentos y habíamos disfrutado de la experiencia. Fue todo un éxito! Éxito de participación, de creatividad, de aportaciones, de creaciones … ¡Éxito total!

Ahora el equipo de Expolab estamos intentando sintetizar toda esta información y estamos trabajando sin parar para poder introducir todo cuanto antes en la plataforma de Second Life que el Tech Museum ha preparado para nosotros.
Una vez estén todos los requisitos y anécdotas introducidas, todo el mundo estará invitado a enviar propuestos en Second Life. ¡Abriremos las puertas al concurso de diseño!

Share

Inspirándonos en el breakout de Fabra i Coats

El día 13 de enero, Citilab organizó un breakout en la fábrica Fabra i Coats. El equipo coordinador de Expolab asistimos a este encuentro y expusimos nuestro proyecto. Estuvimos muy contentos de la recepción que tuvo entre los participantes, y por la tarde, decidimos hacer una pequeña sesión prototipo de lo que sería el taller del jueves día 14 de enero.

Nueve personas sentadas alrededor de una mesa y con materiales para poder diseñar pequeños objetos con nuestras manos, empezamos a charlar y a hacer pequeños dibujos sobre los cambios que Internet había producido en nuestras vidas y cómo definiríamos la nueva sociedad digital. Esto llevó a discusiones muy productivas y finalització con el desarrollo de una cámara fotográfica con cartulinas y un vaso, una representación de una salida cultural con la posibilidad de explorar el concepto de tiempo real, una estructura efímera que mostraba la energía latente y difundida y una propuesta de historias inacabadas.

Pero ¿cuáles fueron los temas que tratamos, hablamos y discutimos durante casi dos horas?

Vimos la importancia que los procesos han adquirido en estas últimas décadas.Ya no hablamos de objetos, ni casi de fenómenos, hablamos de procesos, de cosas que suceden y de cómo suceden. Es tan importante el proceso, que aprendemos haciendo, es lo que se conoce como learn by doing.También apuntamos un cambio importante en el día a día de nuestra sociedad de intercambios. Si antes se compraban y se vendían objetos tangibles, ahora intercambiamos entes no tangibles como pueden ser la información o el conocimiento.¿Cómo se valoran estos nuevos productos?¿ Cómo se remuneran? Son cuestiones que quedaron en el aire, y que no siempre tienen una respuesta sencilla. Por otra parte, estamos tan ocupados en la generación de información que podemos correr el riesgo de infotoxicar-nos.Nos podemos llegar a sentir saturados de tanta información e incapaces de acceder a toda ella…Pero, ¿Hay que acceder a toda? ¿Toda la información que recibimos a través de Internet es buena? En este punto de la discusión vimos que se nos rompía otro paradigma, el de la verdad absoluta. Antes vivíamos en un mundo de “la/el” (el maestro, el poder, etc) ahora estamos en la sociedad de “los / las” (los tutoriales, las votaciones, etc).Estamos rompiendo la singularidad para convertirla en una sociedad plural con sus ventajas y sus desvantatges.

Andrés Robusté, alumno de ESDI de Josep Maria Marimon, planteó la posibilidad de jugar más con el lugar.Y de hecho, si las exposiciones son espacios que reúnen contenidos, visitantes, materiales, diseño y un lugar, se puede jugar con cualquiera de estos ingredientes.En esta primera edición del Expolab, nosotros hemos decidido introducir la participación ciudadana en los contenidos y el diseño, pero puede ser también nos aventuramos a jugar con los lugares o los materiales. De hecho, Eva Sans compartió una muy buena idea de repartir mapas de la exposición en blanco donde cada visitante pudiera proponer su propio itinerario y compartirlo o no, con los demás.

Javier Rodríguez, promotor de Datos en Crudo, planteó si el concepto exposición tal y como había nacido en un principio tenía sentido o tal vez ya era un concepto obsoleto. Esta interesante visión dio pie a un pequeño debate lleno de preguntas y nuevos retos: ¿Son las exposiciones almacenes ordenados de objetos? ¿Son simplemente el lugar donde se preservan objetos del pasado? ¿Hay que preservar este pasado? ¿Deberíamos aprender a desligarnos un poco de ese pasado que tanto nos pesa para poder crear nuevos tiempos?¿Aquellos que pintaros motivos rupestres pensaban en la preservación?¿No es más importante tener una experiencia que contemplar un objeto?

Durante un buen rato estuvimos discutiendo sobre la importancia de tener experiencias propias y de sentir la tecnología digital en primera persona.Un concepto muy importante en este nuevo mundo digital, es el de tiempo real.Las cosas pueden suceder ahora y estar publicadas para comunicarlo al mundo, en la web en el mismo instante. Si antes las conexiones en directo estaban reservadas para los corresponsales enviados en misión especial, ahora están al alcance de todos.¿Como de interesante sería organizar una salida multigeneracional donde las personas menos acostumbradas a poderse comunicar con el mundo entero de forma instantánea pudieran hacer de cooresponsals por un día, y a la vez vieran que esta posibilidad ya es una realidad para todos los ciudadanos?

Finalmente, alguien definió aquellos que se dedican a la tecnología digital como los exploradores de nuevos horizontes, es decir, las personas que van a la búsqueda de nuevas maneras de hacer, nuevos procesos, diversidad de caminos y plataformas para hablar al gran público. Estamos en la era de la información.

Share

Internet: confusión vs. posibilidades ilimitadas

El 12 de enero hicimos una primera sesión de inspiración con nueve personas. Íbamos en busca de historias personales y experiencias de los participantes acerca de cómo Internet ha cambiado su manera de comunicarse, aprender, trabajar, y el de ocupar su tiempo.

Previamente preparamos a los participantes dándoles un poco de ejercicio. Antes les habíamos pedido que rellenaran con datos lo que les pedíamos en una “sonda cultural” que contenía unos papelitos con preguntas sobre el papel de Internet y de la tecnología moderna en su día a día. De esta manera, les resulto más fácil expresarse durante el taller.

Al comenzar las sesión les proporcionamos una amplia selección de imágenes sobre una gran variedad de temas. Todos los participantes rebuscaron en esta colección buscando imágenes que les desencadenaran un recuerdo, un sentimiento, o una historia sobre una experiencia personal relacionada con los cambios en la tecnología durante las últimas décadas. Todos los participantes seleccionaron un par de fotos que les ayudaron a explicar una situación en la que eran conscientes de los cambios en sus vidas debido a la evolución de Internet.

Luego, los participantes se entrevistaron los unos a los otros en grupos de tres personas sobre sus recuerdos, y finalmente hicieron un collage para presentar sus imágenes a todos los participantes. Nos sorprendieron con ejemplos de diversos campos interesantes que no habíamos anticipado, como la fotografía, la danza, la emancipación, los viajes, el sexo, la tecnología del automóvil, etc. Al examinar los collages con todo el grupo se revelaron muchas otras experiencias personales interesantes.

Collage 1:

El primer cartel nos mostró, entre otros, un esquiador, que recuerda a uno de los participantes la subida de adrenalina enorme que obtuvo cuando se accede a la Internet por primera vez. Estaba tan sorprendido por las posibilidades que veía por delante, y hasta ahora nunca ha vuelto a ver visto nada más interesante que lo que vivó en ese momento. Aunque … El iPhone es un buen ejemplo de una aplicación adictiva. Aún así, no le da la misma emoción. ….

Otro participante eligió una imagen más nostálgica, la de un “vigilante”, “un sereno”. En España todos los barrios solían tener un ‘sereno’, un guardia de seguridad que vigilaba en las calles después del anochecer. Este hombre sabía de todo sobre toda la gente del barrio y tenía las llaves de todas las casas. Hoy, esta función ya no existe más, sino que hay más y más cámaras de seguridad instaladas por todas partes. Esto puede ser visto como un concepto similar pero tiene un impacto totalmente diferente en nuestra sensación de seguridad y privacidad.

La foto de una azafata ha disparado una historia de uno de los participantes sobre cómo se fue al aeropuerto como a un niño a recoger a su padre, para descubrir a su llegada que el vuelo se había retrasado. Hoy en día se sabe de antemano, porque se puede consultar la web del aeropuerto, o tu papá te podría llamar con su móvil.

La tercera persona en el grupo dijo que echaba de menos los productos de los que uno podía comprender completamente los principios mecánicos. Cuando consiguió su primer coche puedo aprender a reparar y reponer las piezas. Hoy en día los aparatos son sistemas complejos constituidos por software y hardware avanzados por lo que a uno le resulta casi imposible de aprender cómo funcionan. Este participante piensa que esto es típico de la generación que ha experimentado las eras pre, Internet y post internet. Los niños que nacen hoy en día no van a echar esto en falta, porque no han conocido la era pre-Internet.

Collage 2:

Uno de los participantes recordó las horas que pasa jugando con Scalextric. Ha guardado siempre su antiguo circuito, debido a los buenos recuerdos que aún le provoca. Hoy en día parece que vale una fortuna, pero nunca ha pensado en vendérselo. Espera tener hijos un día para poder jugar con él.

Internet y los nuevos medios de comunicación también han cambiado por completo el mundo de la fotografía. Teniendo en cuenta que en el pasado se hablaba de “la” imagen de boda de la abuela, hoy hablamos de las (al menos 800) fotos de ayer, o de esta mañana. Hace tan sólo un par de décadas, cuando estabas en la cama enfermo, tu madre te traía la caja de las fotos para que te entretuvieras mirando las mismas fotos una y otra vez. Hoy hacemos un mínimo de 10 fotos de cada situación, ponemos todo el lote en flickr y apenas las volvemos a mirar más. Una de las muchachas presentes no estaba de acuerdo y dijo que en realidad ella miraba mucho una y otra vez sus fotos digitales.

A nivel mundial ha habido muchas diferencias en la aplicación de la web. Una de las personas del grupo ha trabajado en Senegal, donde la gente estaba equipada con ordenadores, un programa de correo electrónico y todo lo demás. Lo único que faltaba era la conexión a la web. Tenían que escribir su correo electrónico con su programa de correo electrónico, guardarlo en un disquete y dárselo al cartera que viajaba hasta otra ciudad para enviar el correo de todos desde una oficina de allí.

Collage 3:

En este grupo se discutieron las diferencias entre las generaciones. La persona de más edad utiliza Internet sobre todo porque lo necesita para el trabajo y menos para mantener contactos sociales. La muchacha más joven utiliza Internet para todo, incluso para utilizar su creatividad y ver la creatividad de los demás.

Ambos parecían ser hijos únicos y esto provocó una discusión de cómo utilizaban su imaginación mucho cuando eran jóvenes, y la cuestión de mezclar ficción y realidad. Los niños de no parecen confundir lo virtual y lo real, o tal vez no notan la diferencia?

Los participantes de mayor edad también veían que ahora viajar a otros países era mucho más fácil. Un viaje a Grecia parecía una cosa mágica antes, y ahora todo el mundo va allí. Otro participante comentó que hoy puede quedarse en casa y ver el mundo desde su computadora.

Ahora estamos analizando todas las anécdotas y categorizándolas en los temas de la exposición. Vamos a ver qué nos sorprenderá en los próximos días!! Manteneos a la escucha…

Share

¡Cuenta atrás!

Ya sólo faltan unos días para el primer encuentro participativo organizado por el equipo de Expolab. Este jueves día 14 de enero a las 17h nos encontraremos con una trentena de personas que nos ayudarán a iniciar el proceso de creación de la primera exposición participativa organizada por Citilab y la Mandarina de Newton.

Será una sessió de co-disseño. Nosotros les propondremos actividades y ellos nos daran  su versión. Con la colaboración de todos llegaremos al mejor diseño de la primera exposición producida por Citilab! Durante tres horas trebajaremos temas relacionados con los cambios que nos han impuesto Internet y la tecnología digital, en nuestro día a día. Con la ayuda de imágenes, recortes, palabras, queremos que nos expliquen toto aquello que han experimentado en los  últimos años. El grupo más creativo, divertido y carismático recibirá una botella de cava…

De momento, estamos ultimando los detalles finales y preparándolo todo para que el día 14 todos disfruten mucho y se recojan muy buenas ideas. ¡Ya os lo iremos explicando!!

Share

Formación

Publicaciones

Dosier de prensa

Grupos de trabajo

 

@CoCreatingCult Tweets

Seguir @CoCreatingCult en Twitter.