Un estadio lleno de diseño: FID 2013 en Costa Rica

Subimos al escenario con el presentador aullando “!Aquí están los científicos del diseño y los diseñadores de la ciencia! !Un aplauso!”. Nos golpeó una enorme ovación. Dos mil personas atestaban las Antiguas Aduanas de San José, en Costa Rica. Dos mil personas que no estaban en un concierto de rock sino en FID 2013 el Festival Internacional de Diseño de Costa Rica, un encuentro de diseño muy especial que sacude Costa Rica y Latinoamérica cada año.

A este público entusiasta les comunicamos nuestra visión de lo colaborativo, lo emergente, el diseño sin diseñadores y nuestros últimos proyectos. Y nos lo agradecieron, !vaya que sí!. Los tres días que duró el FID 2013, fueron un baño de luces, gurús, personalidades fulgurantes y mucho, mucho show. Pero no sólo eso.

FID 2013 busca motivar y llamar la atención sobre el diseño en Latinoamérica. La idea de los dos motores detrás (y delante, y encima y debajo) de FID, Paco Cervillo y Alfredo Enciso, es que algún día en el futuro algún diseñador de renombre diga “mi vocación empezó en un FID”. Y van camino de conseguirlo. En sólo tres años, han convertido el FID en un evento de referencia con un cartel de grandes nombres realmente impresionante.

Este año compartimos escenario con Mikel Urmeneta, Aaron Koblin, Oliviero Toscani, Javier Mariscal, Fernanda Romano, Marc Bretillot, James Victore o Catalina Estrada.

Pero, además, la organización nos pidió realizar talleres con los participantes para compartir nuestra visión y nuestros métodos de diseño participativo y emergente. Ahí pudimos interactuar con profesionales de Costa Rica, muy creativos e interesados en incorporar otras visiones de diseño en su quehacer. Sus propuestas fueron muy creativas y las discusiones con ellos enormemente enriquecedoras. Desde una aproximación colaborativa del uso de los espacios públicos y su relación con el fomento de hábitos sanos de alimentación infantil hasta la reorganización de una organización bancaria para innovar.

              

     

Pero, además, la organización nos pidió realizar talleres con los participantes para compartir nuestra visión y nuestros métodos de diseño participativo y emergente. Ahí pudimos interactuar con profesionales de Costa Rica, muy creativos e interesados en incorporar otras visiones de diseño en su quehacer. Sus propuestas fueron muy creativas y las discusiones con ellos enormemente enriquecedoras. Desde una aproximación colaborativa del uso de los espacios públicos y su relación con el fomento de hábitos sanos de alimentación infantil hasta la reorganiación de una organización bancaria para innovar.

Pudimos así, contactar también con personas como Ana Domb que después de doctorarse en el MIT y trabajar en Chile está levantando un máster universitario en Diseño de Interacción desde el diseño colaborativo y el user-centered design. También con urbanistas y arquitectos centrados en el diseño participativo y comunitario. Fue muy gratificante, en este sentido, conocer el trabajo de Entre Nos Atelier, un equipo de arquitectos muy comprometido con el desarrollo comunitario y sostenible que aplica técnicas de diseño participativo con las que nos sentimos muy identificados.

El FID se orienta principalmente al diseño gráfico, de moda, industrial y la arquitectura, pero también empieza a tener espacio para otros diseños menos tradicionales y visiones más artesanas del diseño, menos centradas en la gran personalidad. Más allá de los grandes nombres y de la caza del autográfo -que nos pidieron un montón, una sensación ambivalente, para qué negarlo- también se abren espacios para otro tipo de discusión sobre otros tipos de diseño. De hecho, Paco y Alfredo nos invitaron precisamente por aproximarnos al diseño desde un punto de vista menos habitual.

Pudimos interactuar con diseñadores que se estaban planteando otras formas de diseño. Especialmente esclarecedoras fueron algunas conversaciones con Esteban Salgado de Ecuador, un diseñador que ha hecho reflexiones acertadísimas de qué signifca esta actividad para crear conocimiento compartido. O la misma Ana Domb con quien fue un placer ver cómo emergía su proyecto “volante” sobre diseño compartido.

Al terminar, nos invitaron a subir a todos los ponentes invitados en un “Line up” de despedida.  Cerrada ovación y enorme energía la que notamos desde el público.

Fuera ya de las luces y el espectáculo, Paco y Alfredo supieron crear espacios lejos del propio San José donde todos los que figuramos como invitados especiales pudimos tener unos días de conversación tranquila. Aparte de buenas discusiones sobre cultura visual con Javier Mariscal también resultó gratificante discutir la visión de la participación que tiene Aaron Koblin, Director Creativo del  Google Data Arts Team (quien puso en marcha entre muchos otros proyectos el Johnny Cash Project y acababa de lanzar entonces un interesante proceso colaborativo en Tate Britain). También pudimos echarnos  unas risas y discutir futuras estrategias con  Mikel Urmeneta con quien ya iniciamos colaboración hace tiempo y que fue quién nos llevó hasta el FID. Todo esto mientras el Pacífico nos regalaba con unas puestas de sol compartidas impresionantes. O la excelente cocina del Kalú nos maravillaba y nos abría las puertas a otras actividades de innovación y laboratorio creativo de este restaurante que es cualquier cosa menos sólo un restaurante.

Hubo oportunidad también de conocer a muchas personas clave en la promoción de la cultura de cambio e innovación en torno al arte y el diseño que están detrás de FID 2013 como Fiorella Resenterra, directora del Museo de Arte y Diseño Contemporáneo, Karina Salguero -fantástica anfitriona, motor cultural y, entre otras cosas, editora de la maravillosa Orsai). Muchos otros nos mostraron un país con ganas de hacer cosas nuevas. Y desde luego, fue un regalo poder disfrutar de los paisajes tranquilos de Costa Rica después de tanta adrenalina en el FID.

Share

Formación

Publicaciones

Dosier de prensa

Grupos de trabajo

 

@CoCreatingCult Tweets

Seguir @CoCreatingCult en Twitter.