La democratización de la tecnocultura y sus laboratorios

Un rincón tecnocultural pero domésticamente acogedor: FabLab en Amsterdam. Foto: R. Sangüesa cc-attribution

Ramon Sangüesa ha estado muy ocupado en los últimos tiempos investigando y documentando los nuevos “Labs”.

Ha trabajado en la caracterización de lo que significa para una organización presentarse como “laboratorio ” y lo ha conectado con fuertes movimientos de democratización de la tecnocultura. Parte de esta investigación se ha convertido en un artículo para la Revista Catalana de Antropología, número especial sobre “Tecnoantropología”.

Aquí tenéis el texto completo en inglés (pdf), en castellano (.pdf). Aquí el resumen:

“La cultura que surge del impacto computacional define un enorme movimiento de cambio e innovación donde el concepto de diseño alcanza unas dimensiones y consecuencias muy radicales. Aparecen nuevas identidades e instituciones. Una de ellas, el “Lab”, ha hecho fortuna como descriptor difuso de multitud de entidades muy diferentes. También como depositaria de exigencias democratizadoras ante los cambios actuales. Esta popularidad reclama una cierta clarificación, pues el propio concepto de “laboratorio” ha estallado bajo el impacto de lo digital. Contrastamos estos nuevos “labs” con los antiguos considerándolos desde los parámetros de la práctica tecnológica y las nuevas formas de innovación e investigación propias de la tecnocultura. Esto nos permite identificar problemas y carencias de las nuevas organizaciones en cuanto a la democratización de la tecnocultura. También nos ayuda a detectar nuevas oportunidades de investigación en el cruce entre tecnología, diseño y ciencias sociales”.

El artículo revisa los siguientes puntos:

  • Qué es la tecnocultura y cómo cambia la forma en que el conocimiento se crea. También como cambia el concepto de investigación entendida como creación de nuevo conocimiento.
  • Cuáles son los procesos fundamentales de la tecnocultura y la forma en que afectan directamente a la “esfera pública”.
  • ¿Por qué es importante democratizar el control del “desbordamiento tecnocultural”.
  • Diferentes marcos para desencadenar esta democratización.
  • Cómo la democratización de este proceso se lleva a cabo o se puede llevar a cabo dentro de una gran cantidad de “Labs” inspirados por el laboratorio científico, el laboratorio industrial y el laboratorio de diseño, pero que son diferentes a cada una de estas tres organizaciones.
  • Como el nuevo “laboratorio” replica el tipo de conocimiento de diseño que se inició en la segunda mitad del siglo XX en los centros que, a falta de mejor nombre, podemos llamar “los laboratorios de investigación en tecnologías digitales”: Xerox PARC, el MIT Media Lab, o el laboratorio de Inteligencia Artificial del MIT, por ejemplo.
  • Todas estas formas anterior de laboratorio eran organitzaciones cerradas con poca conexión con “el público”. En contraste, los media labs, los Fab Labs, los Living Labs, los hacklabs, makerspaces y world wide labs tienen una relación intensa con los “no-expertos”. Cada uno de ellos ofrece diferentes posibilidades para ser espacios donde la tecnocultura se pueda democratizar a través de la apropiación de los nuevos procesos de investigación e innovación que son distintivos de “lo digital”.

Esperemos que os sea útil. “Comments welcome”!.

Share

Envia un comentario

 

 

Puedes usar estas etiquetas HTML

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

*

Formación

Publicaciones

Dosier de prensa

Grupos de trabajo

 

@CoCreatingCult Tweets

Seguir @CoCreatingCult en Twitter.