TalentLab: Experimentos vivos, sesión II

El pasado miércoles día 2 de noviembre realizamos la segunda sesión del taller “Experimentos vivos“correspondiente al proyecto TalentLab, de nuevo, en el CRAG (Centro de Investigación en Agrigenómica, CSIC-IRTA-UAB). Recuperamos los grupos de la sesión anterior (con tres nuevas incorporaciones y una ausencia) y nos pusimos a trabajar. De entrada, para el calentamiento, los grupos retomaron la propuesta que habían definido en la primera sesión e hicieron nuevas aportaciones a partir de las reflexiones que los participantes habían podido plantearse durante el tiempo entre las dos sesiones.

A partir de ahí, los grupos hicieron un prototipado 3D de cada una de las propuestas. La idea es pensar con las manos: utilizar materiales “low tech” para visualizar los recursos y, de esta manera, introducir mejoras al detectar aspectos que no se han tenido en cuenta o que hay que reforzar, eliminar, etc. El primer grupo propuso un recurso de trabajo cooperativo sobre las bioenergías para acercar la investigación actual a la producción de energías limpias utilizando organismos vivos (microorganismos, plantas transgénicas, etc.). La idea es ofrecer una plataforma online de documentación y plantear un debate informado a partir de un trabajo previo. El segundo grupo propuso el planteamiento de un reto -una emergencia en el planeta para combatir el hambre- a partir del cual los alumnos deberán realizar un trabajo para proponer soluciones desde diferentes perspectivas (científicas, sociales, relaciones norte-sur, etc.) también a partir de una plataforma online de trabajo. El tercer grupo propuso la creación de una aventura gráfica sobre la huella ecológica. El objetivo es que los alumnos tomen conciencia de que el consumo energético en el planeta es insostenible y que la acción individual en acciones cotidianas es importante.

Llegados a este punto, en el que las propuestas ya estaban bastante definidas, se realizaron varias iteraciones para refinar las mismas. Cada grupo recibió dos personas de otro grupo que les planteó dudas y cuestiones sobre el recurso educativo, asumiendo el rol del personaje creado en la sesión anterior, es decir, de un hipotético usuario final. Esta actividad se repitió un par de veces cambiando de grupos y de personajes.

Posteriormente, los miembros de cada grupo se volvieron a reunir para discutir los comentarios y sugerencias que recibieron de los usuarios y acabar de perfilar el recurso en su versión final. Seguidamente, y para bajar la propuesta a la realidad, elaboraron una matriz en la que exponían los diferentes aspectos de una manera concreta y concisa: tema, destinatario, metodología, requisitos técnicos, posibles dificultades, viabilidad, presupuesto, etc. Los grupos presentaron su propuesta teniendo en cuenta estos aspectos y seguidamente se procedió a la votación.

De la votación resultó un empate entre la segunda y la tercera propuesta. Después tuvo lugar una discusión general de grupo. Entre otros aspectos se plantearon los aspectos positivos de la primera propuesta que podían ser incorporar a las propuestas más votadas, o si éstas podían de algún modo integrarse en una única propuesta.

Con ello, concluimos la primera fase de trabajo. A partir de aquí se tendrán en cuenta las tres propuestas, los resultados de la votación, las propuestas de integración y se estudiarán diferentes opciones para producir el recurso educativo online final. En esta segunda fase, el equipo de TalentLab seguirá contando con las aportaciones de los participantes.

—————–

Laura Valls. Unitat de Cultura Científica Delegació del CSIC.
Irene Lapuente. La Mandarina de Newton S.L.
Share

Primer taller de TalentLab: Experimentos vivos - I

Hace unos días realizamos la primera sesión del taller “Experimentos vivos” de TalentLab, en el Centro de Investigación en Agrigenómica (CRAG, CSIC-IRTA-UAB). La sesión tuvo un programa intenso de trabajo, que comenzó con una visita a las instalaciones del centro y las explicaciones de la investigadora Ana Caño. Durante la visita a los invernaderos y laboratorios surgieron las primeras muestras de interés entre los profesionales de los ámbitos educativo y científico.

Aprovechando este interés incipiente, y tal como estaba previsto, proseguimos la sesión en una de las salas de reuniones del CRAG. Irene Lapuente de la Mandarina de Newton SL-Co-Creating Cultures- hizo una breve presentación de la estructura del taller para las dos sesiones programadas y los participantes se pusieron a trabajar!

Los participantes se repartieron en tres grupos. A través de diferentes técnicas se generaron discusiones en el seno de cada grupo y a nivel general, que sirvieron para que, poco a poco, nos fuéramos familiarizando con los procesos de co-creación.

La primera actividad, propiamente de inspiración, permitió a los diferentes grupos establecer discusiones bastante genéricas entre la relación ciencia-educación-sociedad. De entre los diversos temas que se trataron, el primer grupo destacó el papel de los miedos como un aspecto clave a tener en cuenta en la relación ciencia-sociedad; el segundo grupo, hizo notar la dicotomía animal-planta y el papel que juegan los medios de comunicación y los agentes educativos en la predominancia del mundo animal en el imaginario colectivo; y el tercer grupo, mostró la mejora de la calidad de vida y bienestar como objetivo principal de la investigación científica, y del que es posible apreciar las connotaciones antropocéntricas.

Seguidamente los grupos realizaron una actividad exploratoria en la línea del tiempo y definieron algunos de los retos para un futuro a medio-largo plazo (2030). En esta actividad, se detectaron coincidencias en los tres grupos en cuanto a la naturaleza del reto que, en especial, otorgaron un papel clave a la cuestión energética. Además, el primer grupo proyectó un cambio geopolítico importante en el planeta, el segundo grupo, un cambio positivo en la consideración profesional de los profesores e investigadores, y el tercer grupo, proyectó la intensificación de los conflictos sobre los recursos naturales, sobre todo respecto al agua.

Posteriormente, los participantes definieron el perfil de los usuarios del recurso educativo a partir de la imaginación o de la experiencia propia. Las personas imaginadas eran mayoritariamente poco motivadas, descreídas, familiarizadas con las nuevas tecnologías -pero no necesariamente conocedores de éstas-, y con poca confianza en sus capacidades.

Finalmente, la última actividad consistió en la elaboración de un diagrama de afinidades en el que los grupos tenían que poner sobre la mesa los elementos surgidos en las tres actividades anteriores y definir a grandes rasgos cómo debería ser el recurso educativo a crear. El primer grupo consideró oportuno idear una actividad en el aula sobre la energía utilizando metodologías participativas, el segundo grupo, una actividad experimental que permita establecer una relación directa entre los investigadores y los alumnos, y el tercer grupo decidió que sería oportuno crear una aventura gráfica sobre la cuestión energética.

El ambiente fue muy distendido y favorable al trabajo. Los participantes pudieron avanzar desde los aspectos más genéricos de discusión hasta un primer nivel de concreción. Ahora, y hasta la segunda sesión el 2 de noviembre, se ha abierto una fase de documentación interna online entre los participantes.

—————–

Laura Valls. Unitat de Cultura Científica Delegació del CSIC.
Irene Lapuente. La Mandarina de Newton S.L.
Share

Formación

Publicaciones

Dosier de prensa

Grupos de trabajo

 

@CoCreatingCult Tweets

Seguir @CoCreatingCult en Twitter.