TalentLab: Entre máquinas inteligentes - sesión II

El pasado miércoles día 21 de marzo realizamos la segunda sesión del taller “Entre máquinas inteligentes”, parte del proyecto TalentLab. Nada más llegar, reanudamos los grupos de la sesión anterior y nos pusimos a trabajar. Calentamos motores con una actividad que pretendía recuperar y poner en común las ideas que habían surgido en la primera sesión. Así, cada grupo sintetizó las principales líneas que definían los recursos propuestos en el brain-writting o lluvia rápida de recursos.

Una vez situados, entramos en materia y los grupos tuvieron que concretar una única propuesta de recurso. Las propuestas se construyeron combinando saberes (imaginación, experiencia, talento, etc.) y materiales al alcance (plastilina, cintas, palitos, bolas, etc.).

El primer grupo ideó una plataforma (o caja) de la que saldrían retos que los usuarios tendrían que resolver en base al conocimiento de restricciones. Los retos podrían ser diseñar la gestión de un ecosistema urbano (presas, centrales nucleares, etc.) y los usuarios serían diferentes centros educativos que propondrían soluciones en base a un trabajo colaborativo. El segundo grupo propuso un juego que podría ser físico (de mesa) o virtual que permitiría trabajar la toma de decisiones y los valores (dinero, cultura, bienestar, autonomía, etc.) en relación con la introducción de la tecnología en la sociedad. El objetivo sería mostrar la influencia que tienen los valores (individuales y sociales) en las decisiones de los ciudadanos y de una determinada sociedad. Finalmente, el tercer grupo concibió un recurso que utilizaría robótica e informática con el objetivo de realizar un trabajo colaborativo. La idea sería que dos equipos o usuarios deberían diseñar una tarea común que deberían desarrollar dos robots. Por ejemplo, podría ser que los dos robots tuvieran que transportar algún objeto conjuntamente. Para hacerlo necesitarían que los robots establecieran comunicación y utilizar la programación scratch para diseñar y simular el trabajo de los robots.

Cuando las propuestas quedaron suficientemente definidas, procedimos a hacer una serie de iteraciones con el objetivo de mejorarlas. Los grupos se dividieron de tal manera que una mitad del grupo se quedó a defender la propuesta ante unos “usuarios potenciales” que planteaban dudas y exponían las limitaciones que veían. La otra mitad se fue a conocer la propuesta de otro grupo poniéndose en la piel de la “persona” definida en la primera sesión. Tras iterar un par de veces, cada grupo puso en común las aportaciones hechas por otros participantes, detectó algunas carencias e incorporó elementos nuevos a partir de las sugerencias recibidas. De esta manera, el primer grupo vio la necesidad de acotar el planteamiento de la plataforma a un único reto con unos objetivos que deberían estar previamente definidos. El segundo grupo incorporó la idea de que las cuestiones planteadas deberían estar basadas en situaciones concretas (como podría ser una hija que una tarde deja la madre con un robot de compañía). Se dijo que es en base a estas situaciones que pueden emerger de manera más evidente las diferencias en los valores entre las personas. También, se sugirió la posibilidad de que los propios usuarios sean los que ponderen los valores asociados a determinadas actividades. Por otra parte, se dio a conocer la existencia de recursos similares como el Deliberatorium del MIT o un juego de cartas. El tercer grupo vio la necesidad de que los robots establezcan algún tipo de comunicación en base a sensores.

Posteriormente, los participantes tuvieron que establecer de manera más detallada los principales aspectos del recurso a diseñar (filosofía, temática, metodología, requerimientos, dificultades, presupuesto) y se expuso al resto de grupos. Una vez hecho esto, se procedió a la votación. La propuesta más votada fue la del segundo grupo, ArgumentaTIC, si bien todas resultaron bastante bien valoradas y equilibradas. Se comentó la posibilidad de incorporar aspectos de la primera y la tercera propuesta a la propuesta escogida. A partir de ahora habrá que trabajar la propuesta y ver si es factible realizarla con los recursos disponibles, y los que pudieran venir de otras fuentes (patrocinadores) o si convendría más producirlo en una fase posterior.

En la reflexión final, algunos participantes manifestaron su deseo e interés de que el trabajo realizado en el taller finalmente se pudiera ver traducido en un recurso educativo. Desde el equipo organizador se reiteró la idea de que uno de los objetivos del proyecto es poder producir los recursos educativos surgidos de un proceso de co-creación. Pero también se insistió en que también es importante el propio proceso de trabajo, es decir, el hecho de implicar a profesores e investigadores, las dinámicas de trabajo, los contactos establecidos (worknetting), etc.

Con este taller acabamos la serie de talleres previstos para este curso. Esperamos que pronto veremos los recursos educativos producidos. También confiamos en que el curso que viene podremos realizar la segunda edición con nuevos temas (arqueología, ciencias del mar, astronomía, etc.) y con más centros de investigación que ya nos lo están pidiendo, nuevos talleres y nuevos recursos.

—————–
Laura Valls. Unitat de Cultura Científica Delegació del CSIC.
Irene Lapuente. La Mandarina de Newton S.L.

Share

TalentLab: Entre máquinas inteligentes – sessión I

El pasado miércoles día 7 de marzo realizamos la primera sesión del taller “Entre máquinas inteligentes” en el Instituto de Investigación en Inteligencia Artificial (CSIC) como parte del proyecto TalentLab. La sesión tenía un programa intenso de trabajo, que comenzó con una visita a las instalaciones a cargo de David Sierra. Sus explicaciones sirvieron para introducir las diferentes líneas de investigación que se llevan a cabo en el instituto; incluida una demostración de perros-robots futbolistas para explicar cómo se trabaja el aprendizaje en las máquinas.

Una vez en la sala de trabajo, los participantes se distribuyeron en tres grupos y empezamos la sesión propiamente dicha. En la fase de inspiración, surgieron ideas comunes en el seno de cada grupo aunque con enfoques diferentes. El primer grupo sugirió la idea de que “todo está conectado” y planteó una visión amable de la tecnología que se basa en el pensamiento y en la realidad física (personas, naturaleza) combinado con el uso de la red y de la “nube “. El entramado de conexiones podría cortarse si se le somete a la presión de los recortes. El segundo grupo dibujó unos “ejes” que se movían entre el caos “informativo” de la red y el orden abstracto, por un lado, y los límites entre la utopía (el pensamiento) y la realidad, de la otra. Estos ejes guían el uso de las tecnologías que pueden hacer las personas en la vida diaria, así como la toma de decisiones. El tercer grupo puso de manifiesto el papel de las personas en la “elección del futuro” que queremos, teniendo en consideración el conocimiento, las propias personas y sus necesidades. Situaron la dicotomía entre dos realidades según el papel que tenga la tecnología: una que apuesta por la autonomía, la responsabilidad y la sostenibilidad, y otra que crea dependencia, es insostenible y controladora.

Seguidamente, los tres grupos procedieron a imaginar los acontecimientos noticiables de un 8 de marzo del 2025. Se destacó la predominancia del formato digital y de las nuevas vías de comunicación, al tiempo que se puso de manifiesto las carencias de infraestructura en temas de conectividad de los centros educativos, y el problema de los recursos energéticos, así como la posibilidad de contar con automóviles de conducción automática o la incorporación de los robots en la vida práctica. También hubo coincidencias a imaginar un retorno a la peseta. En cuanto al perfil de los usuarios se comentó mucho la idea de la curiosidad entre los jóvenes, a pesar de poca su constancia, así como la consideración que se trata de un público muy interesado en la música, el deporte y la tecnología, y muy basado en las relaciones sociales y de amistad. También se apuntó a su capacidad de no ser siempre fieles a la verdad o intentar buscar excusas un poco sospechosas.

Teniendo en cuenta las ideas, conceptos y debates puestos encima de la mesa en los tres ejercicios anteriores, los participantes de cada grupo hicieron un brainwriting rápido de recursos educativos que podrían permitir trabajar la tecnología y la inteligencia artificial en el aula. De entre todas las propuestas, el primer grupo mostró preferencia para generar un recurso en red que promoviera el juego individual para trabajar temas de ecología y/o música. Plantearon la posibilidad de vincular este recurso con robots o con realidad virtual, y mostraron el interés de hacerlo lúdico y la possibilidad de que fuera multi-plataforma. El segundo grupo propuso un recurso en línea con la intención de promover la colaboración a la hora de solucionar un reto o un problema actual. Finalmente, el tercer grupo propuso trabajar en un recurso transversal que incluyera la paciencia como una capacidad a aprender más.

Estos días nos permitirán ir madurando las ideas y en la próxima sesión continuaremos las dinámicas de trabajo que nos ayudarán a concretar un único recurso educativo.

—————–
Laura Valls. Unitat de Cultura Científica Delegació del CSIC.
Irene Lapuente. La Mandarina de Newton S.L.

Share

TalentLab: Escuchando la Tierra - sesión II

Ayer empezamos la segunda sesión del taller “Escuchando la Tierra”que se encabe en el proyecto TalentLab, con una visita a las instalaciones centenarias del Observatorio del Ebro de Roquetes. Este centro desde sus inicios centró su actividad en estudiar las relaciones entre el Sol y la Tierra, una investigación pionera que, con el tiempo, ha adquirido cada vez más relevancia.

La visita se centró en tres espacios principales: el observatorio astronómico, la estación meteorológica y la biblioteca. En el observatorio vimos diferentes telescopios que se utilizan para la observación de la actividad del Sol y de otros cuerpos celestes menos luminosos. En la estación meteorológica pudimos ver los diferentes aparatos (tradicionales y modernos) que se utilizan para medir los parámetros del tiempo meteorológico. El Observatorio tiene un registro de datos (temperatura, precipitaciones, humedad, etc.) muy homogéneo y estable, lo cual tiene gran relevancia para el estudio del clima. Finalmente, accedimos a la biblioteca, especializada en ciencias de la Tierra, un lugar acogedor que a lo largo de un siglo ha acumulado más de un kilómetro lineal de publicaciones. Un fondo documental centenario que es fundamental para el estudio de la historia de las ciencias; donde también están los libros técnicos de la biblioteca de Narcís Monturiol.

Una vez terminada la visita, nos dirigimos a la sala para continuar el taller con el objetivo de llegar a una propuesta concreta de recurso educativo. Decidimos reunirnos todos en un único grupo y empezar a trabajar con las manos. Pero retomar las propuestas allí donde las dejamos en la primera sesión costó un poco: ¡teníamos los motores fríos!

Poco a poco, surgieron las primeras ideas: vegetación, instalaciones del Observatorio, vídeos, estudiantes, investigadores, profesores, una plataforma wiki, un canal, estaciones meteorológicas, etc. y se empezó a moldear la forma del recurso. Podría ser una plataforma wiki para trabajar el clima local combinando la toma de datos con la observación de la vegetación. Los alumnos intentarían encontrar respuestas a los interrogantes planteados en un cuestionario y los resultados se publicarían en la plataforma con de vídeos cortos de fácil creación (Moviemaker). La idea es que sea una práctica independiente, e interesante en sí misma, pero que se podría complementar con una visita al Observatorio del Ebro; lo que permitiría dar un valor añadido al recurso: comparar y discutir los datos con investigadores profesionales. La plataforma también permitirá comparar los datos de diferentes localidades que aporten los diferentes centros educativos y, si se hace con continuidad, establecer registros temporales.

En este punto, la propuesta fue contrastada con los “futuros usuarios” que introdujeron la necesidad de que el recurso sea pautado (fichas), que se pueda hacer en el aula y sea cooperativo. Finalmente, se afinó la propuesta con la sugerencia de introducir una página wiki para profesores e investigadores donde se vayan respondiendo preguntas, de incorporar un protocolo para elaborar un pluviómetro, si el centro educativo no tiene, y la posibilidad de que la comparación de datos pueda establecerse también entre países.

Se comentó que es imprescindible la coordinación entre el Observatorio del Ebro y la Delegación del CSIC para sacar adelante el proyecto, tanto en la elaboración de los contenidos como en la gestión de los accesos a la plataforma wiki. El presupuesto de este recurso educativo no debería ser demasiado elevado. Finalmente, se concluyó que el título podría ser “Mi tiempo”. No podíamos pedir más concreción.

—————–
Laura Valls. Unitat de Cultura Científica Delegació del CSIC.
Irene Lapuente. La Mandarina de Newton S.L.

Share

TalentLab: Escuchando la Tierra - sesión I

El pasado 25 de enero empezamos el tercer taller de TalentLab, “Escuchando la Tierra”, en el Observatorio del Ebro (CSIC-URL). A medida que llegaban, los participantes se fueron repartiendo en dos grupos, procurando compartir mesa con alguién que no conocieran. Presentamos el taller y la estructura de la sesión y, enseguida, nos pusimos a trabajar.

Primero, en una sesión de inspiración, se hizo una puesta en común por grupos del contexto del cambio climático a partir de imágenes seleccionadas y de las ideas que le sugirieron a cada participante. El primer grupo enfatizó la cuestión de las escalas (global, local) en las que nos encontramos ante el cambio climático y el ciclo hidrológico. También la cuestión de los riesgos asociados con el tema del agua, ya que esta es un recurso deseable pero también puede conllevar situaciones de peligro o desastre.

El segundo grupo sugirió la idea de “el camino” para poner de manifiesto el recorrido que habría que transcurrir desde una situación en la que se ubicarían los desastres (por causas naturales o antrópicas) hasta el ideal de una acción humana en armonía con el entorno natural, a la que llegaríamos pasando por el filtro del pensamiento científico. Este planteamiento suscitó debate con el otro grupo debido a que éste consideraba que, en realidad, la naturaleza (con fenómenos naturales de gran magnitud incluidos) había sido armónica antes de que actuara la mano humana. Pensamos que el camino propuesto por el segundo grupo quería reflejar un ideal de una nueva “racionalidad” o “pensamiento científico” que actuaría más acorde con el medio natural.

Seguidamente, en el escenario de futuro los dos grupos coincidieron en situarse a un nivel local. El primer grupo editó la portada del diario “La veu de Roquetes”, de un día 25 de enero de 2030, destacando la cuestión del agua (las restricciones afectan a la agricultura y el trasvase Norte-Sur queda en desuso) y la cuestión energética, siendo una realidad que el petróleo ya no es la primera fuente de energía. También plasmó un cambio climático avanzado (deshielo del polo Norte) con efectos político-comerciales. Finalmente, situó la esperanza de vida a los 100 años. El segundo grupo publicó la portada del diario “Lo Sud” destacando los movimientos migratorios por los efectos del cambio climático (cumbre mundial de urgencia por una situación catastrófica, en Noruega llegan a -30 grados centígrados y se ofrece el desierto de Andalucía para la reubicación de la población noruega). También, la relevancia de la medicina genética con la erradicación de la diabetes y el lanzamiento de un cohete espacial reutilizable.

Luego se establecieron los perfiles de los usuarios hipotéticos del recurso educativos y se destacaron aspectos relacionados con la curiosidad en general y el interés por el deporte y la cultura. También un marcado interés por el uso de las nuevas tecnologías de comunicación, especialmente, el uso del canal YouTube. Este último aspecto propició un pequeño debate sobre el potencial educativo de este medio en la enseñanza de las ciencias, ya sea como material útil para mostrar algunos fenómenos científicos difíciles de visualizar en el aula, ya sea para producir un recurso para en este canal, ya sea para que los alumnos creen vídeos con experiencias científicas que luego cuelguen en YouTube. Es decir, un medio a tener en cuenta.

Resumiendo las ideas surgidas en las actividades anteriores, los dos grupos plasmaron “cuadros” muy completos, que denotan la necesidad de integración de los aspectos naturales y científicos con los económicos y sociales. El segundo grupo incluyó también el concepto “actitud”.

A partir de aquí cada grupo perfiló una idea de recurso educativo. El primer grupo sugirió la elaboración de una plataforma (wiki, blog, videos, etc.) para trabajar los efectos locales del cambio climático con información científica integrada (física, biología, química, etc.). El segundo grupo sugirió la visita “in situ” a los lugares y realidades que se quieran conocer y la plasmación gráfica como posible vía de integración del conocimiento y aprendizaje, por ejemplo, a través de ilustraciones, infografías, vídeos o otros.

Aún está todo por definir pero parece que hubiera una cierta convergencia en la integración de conocimientos, el centrarse en realidades locales y la plasmación en medios gráficos. Veremos qué pasa en los próximos días y cómo evolucionan las propuestas.

—————–

Laura Valls. Unitat de Cultura Científica Delegació del CSIC.
Irene Lapuente. La Mandarina de Newton S.L.
Share

TalentLab: Reacciona con el medio sesión II

El pasado miércoles, 30 de noviembre, realizamos la segunda sesión del taller “Reacciona con el medio”, en el Instituto de Diagnóstico Ambiental y Estudios del Agua (CSIC). En esta sesión nos reunimos todos los participantes alrededor de una única mesa para poner en común los aspectos más destacados de las propuestas que se habían presentado en la sesión anterior y elaborar una propuesta única.

Se destacó la necesidad de crear un recurso que fomentara la investigación por parte de los alumnos, a partir de temáticas que el alumnado pudiera relacionar con la vida cotidiana. También se habló de la necesidad de que esta investigación fuera realizable en pequeños grupos e independiente de una visita al centro de investigación. En todo caso, la actividad en el aula podría adaptarse de manera que el alumnado más interesado pudiera, más adelante, ampliar sus conocimientos a través de un trabajo de investigación.

Se discutieron las temáticas que podrían ser fuente de investigación, que se encuentran en los ámbitos de contaminación, salud y alimentación. En este sentido, se propuso trabajar en tres líneas de investigación para tratar algunos contaminantes del medio como son el mercurio, los trialometanos y el TBT (tributil estaño), y también estudiar los efectos sobre los organismos vivos. Las dos primeras propuestas estarían dirigidas al alumnado de Bachillerato y la tercera al de 4º de ESO. También habría la opción de hacer una adaptación para la asignatura de Ciencias para el Mundo Contemporáneo.

Para el análisis de la acumulación de mercurio en la cadena trófica se planteó la idea de recopilar información sobre la dieta de los alumnos y relacionarla con la presencia de formas de mercurio orgánico en el pelo de estos alumnos. Para hacer el análisis habría que utilizar una técnica de laboratorio en el IDAEA, a la que podrían ir un par de alumnos y el/la profesor/a. En cuanto a los trialometanos presentes en el agua clorada (por ejemplo en las piscinas), se pondría a disposición de los alumnos una recopilación de datos reales que se trataría de analizar. Finalmente, en relación a los efectos del compuesto TBT que se utiliza en las pinturas de barco como antiincrustante de algas y otros organismos, se realizaría un protocolo para observar el efecto de IMPOSEX en una especie de caracol marino. A partir de la observación de muestras obtenidas en el mercado, los alumnos deberían estudiar el fenómeno de masculinización de estos caracoles.

Se ha sugerido que las tres prácticas de investigación dispongan de un espacio de documentación, un protocolo de experimentación y/o análisis de datos y de la posibilidad de publicar los resultados por parte de los alumnos de los distintos centros. Además, se podría combinar con pequeños vídeos y visitas al centro de investigación en función de los recursos económicos y materiales. En este sentido, se comentó que se podrían concentrar las visitas en un día entero dos veces al año, el primero durante el primer trimestre y el segundo durante el segundo trimestre escolar, y la necesidad de estudiar los aspectos del seguro y las posibilidades de pago o co-pago, de un importe económico, por parte de las escuelas.

Ahora continuará el trabajo para adaptar esta propuesta educativa, que ya tienen un grado de concreción bastante elevado, en formato digital. También habrá que continuar el trabajo colaborativo con profesores e investigadores para documentar científicamente las experiencias y su adaptación en el aula.

—————–

Laura Valls. Unitat de Cultura Científica Delegació del CSIC.
Irene Lapuente. La Mandarina de Newton S.L.

Créditos fotográficos: Luís Echanove
Share

TalentLab: Reacciona con el medio sesión I

El pasado 23 de noviembre empezamos el segundo taller de TalentLab “Reacciona con el medio”, en el Instituto de Diagnóstico Ambiental y Estudios del Agua (CSIC). Antes de empezar adecuamos la sala de seminarios a nuestras necesidades: las sillas con mesita incorporada (para tomar notas) se sustituyeron por un par de mesas y se dejó más espacio. El ponente se sustituyó por algunos investigadores y profesores dispuestos a trabajar, siguiendo el hilo propuesto por Irene Lapuente  de La Mandarina de Newton S.L.

Los participantes se repartieron en dos grupos. Siguiendo el esquema que vimos en el primer taller, los grupos se introdujeron en las dinámicas de co-creación a través de diferentes técnicas que generaron discusión en el seno de cada grupo, en este caso con la química ambiental como telón de fondo.

Gracias a la primera actividad, la creación de collages, se consiguió inspirar una discusión inicial. Los participantes mostraron sus intereses y preocupaciones en torno a la química ambiental y, a partir de ahí, los grupos establecieron algunas líneas de interés. El primer grupo presentó una “Balanza de la química” en la cuestión de los riesgos versus los beneficios expresado a través de un ejemplo como lo es el uso del DDT y la malaria, jugaba un papel importante. El segundo grupo enlazó los aspectos de los contaminantes del agua (mercurio, estaño, cosméticos, etc.) con la necesidad de estimular la curiosidad y las emociones para combatir estos contaminantes.

Seguidamente los dos grupos hicieron un ejercicio de previsión de algunos hitos para un futuro imaginado en el 2030. El primer grupo presentó las noticias del diario “Ahora y hoy”, y destacó el problema del agua, de la energía y de la alimentación en el contexto de la ciudad. El periódico del segundo grupo, “TalentNews”, también destacó la cuestión energética, del agua y del cambio climático. Curiosamente, los dos diarios sólo presentaban noticias de carácter científico-técnico y ninguno de ellos comentaba aspectos de política, cultura, deportes, etc.

Al definir el perfil de los usuarios del recurso educativo los participantes imaginaron personas mayoritariamente poco motivadas, con un cierto grado de pasotismo y sin demasiado gusto por el esfuerzo.

Una vez hecho esto, procedimos a la confección de un diagrama de afinidades en el que los grupos debían recuperar los aspectos que habían ido surgiendo en las tres actividades anteriores a partir de palabras clave. Los dos grupos destacaron la formación y la actuación como requisitos del recurso a producir.

Después, con una actividad muy rápida, cada participante dentro de su grupo propuso tres posibles actividades educativas. Seguidamente, votaron las que les gustaban más, y al final, cada grupo se puso de acuerdo para escoger sólo una. El primer grupo propuso un recurso para investigar los problemas ambientales en los alrededores de la escuela priorizando la metodología científica. A partir de aquí se tendría que escoger un problema concreto para estudiarlo con más detenimiento y proponer algunas actuaciones. El segundo grupo propuso la realización de una investigación -que estuviera vinculada a la investigación actual- empleando el uso del vídeo.

Al final se generó un debate muy enriquecedor y, a partir de aquí, y hasta la próxima sesión el día 30 de noviembre, los participantes irán pensando en ello y documentando las propuestas en función de la disponibilidad de cada uno.

—————–

Laura Valls. Unitat de Cultura Científica Delegació del CSIC.
Irene Lapuente. La Mandarina de Newton S.L.
Share

TalentLab: Experimentos vivos, sesión II

El pasado miércoles día 2 de noviembre realizamos la segunda sesión del taller “Experimentos vivos“correspondiente al proyecto TalentLab, de nuevo, en el CRAG (Centro de Investigación en Agrigenómica, CSIC-IRTA-UAB). Recuperamos los grupos de la sesión anterior (con tres nuevas incorporaciones y una ausencia) y nos pusimos a trabajar. De entrada, para el calentamiento, los grupos retomaron la propuesta que habían definido en la primera sesión e hicieron nuevas aportaciones a partir de las reflexiones que los participantes habían podido plantearse durante el tiempo entre las dos sesiones.

A partir de ahí, los grupos hicieron un prototipado 3D de cada una de las propuestas. La idea es pensar con las manos: utilizar materiales “low tech” para visualizar los recursos y, de esta manera, introducir mejoras al detectar aspectos que no se han tenido en cuenta o que hay que reforzar, eliminar, etc. El primer grupo propuso un recurso de trabajo cooperativo sobre las bioenergías para acercar la investigación actual a la producción de energías limpias utilizando organismos vivos (microorganismos, plantas transgénicas, etc.). La idea es ofrecer una plataforma online de documentación y plantear un debate informado a partir de un trabajo previo. El segundo grupo propuso el planteamiento de un reto -una emergencia en el planeta para combatir el hambre- a partir del cual los alumnos deberán realizar un trabajo para proponer soluciones desde diferentes perspectivas (científicas, sociales, relaciones norte-sur, etc.) también a partir de una plataforma online de trabajo. El tercer grupo propuso la creación de una aventura gráfica sobre la huella ecológica. El objetivo es que los alumnos tomen conciencia de que el consumo energético en el planeta es insostenible y que la acción individual en acciones cotidianas es importante.

Llegados a este punto, en el que las propuestas ya estaban bastante definidas, se realizaron varias iteraciones para refinar las mismas. Cada grupo recibió dos personas de otro grupo que les planteó dudas y cuestiones sobre el recurso educativo, asumiendo el rol del personaje creado en la sesión anterior, es decir, de un hipotético usuario final. Esta actividad se repitió un par de veces cambiando de grupos y de personajes.

Posteriormente, los miembros de cada grupo se volvieron a reunir para discutir los comentarios y sugerencias que recibieron de los usuarios y acabar de perfilar el recurso en su versión final. Seguidamente, y para bajar la propuesta a la realidad, elaboraron una matriz en la que exponían los diferentes aspectos de una manera concreta y concisa: tema, destinatario, metodología, requisitos técnicos, posibles dificultades, viabilidad, presupuesto, etc. Los grupos presentaron su propuesta teniendo en cuenta estos aspectos y seguidamente se procedió a la votación.

De la votación resultó un empate entre la segunda y la tercera propuesta. Después tuvo lugar una discusión general de grupo. Entre otros aspectos se plantearon los aspectos positivos de la primera propuesta que podían ser incorporar a las propuestas más votadas, o si éstas podían de algún modo integrarse en una única propuesta.

Con ello, concluimos la primera fase de trabajo. A partir de aquí se tendrán en cuenta las tres propuestas, los resultados de la votación, las propuestas de integración y se estudiarán diferentes opciones para producir el recurso educativo online final. En esta segunda fase, el equipo de TalentLab seguirá contando con las aportaciones de los participantes.

—————–

Laura Valls. Unitat de Cultura Científica Delegació del CSIC.
Irene Lapuente. La Mandarina de Newton S.L.
Share

Primer taller de TalentLab: Experimentos vivos - I

Hace unos días realizamos la primera sesión del taller “Experimentos vivos” de TalentLab, en el Centro de Investigación en Agrigenómica (CRAG, CSIC-IRTA-UAB). La sesión tuvo un programa intenso de trabajo, que comenzó con una visita a las instalaciones del centro y las explicaciones de la investigadora Ana Caño. Durante la visita a los invernaderos y laboratorios surgieron las primeras muestras de interés entre los profesionales de los ámbitos educativo y científico.

Aprovechando este interés incipiente, y tal como estaba previsto, proseguimos la sesión en una de las salas de reuniones del CRAG. Irene Lapuente de la Mandarina de Newton SL-Co-Creating Cultures- hizo una breve presentación de la estructura del taller para las dos sesiones programadas y los participantes se pusieron a trabajar!

Los participantes se repartieron en tres grupos. A través de diferentes técnicas se generaron discusiones en el seno de cada grupo y a nivel general, que sirvieron para que, poco a poco, nos fuéramos familiarizando con los procesos de co-creación.

La primera actividad, propiamente de inspiración, permitió a los diferentes grupos establecer discusiones bastante genéricas entre la relación ciencia-educación-sociedad. De entre los diversos temas que se trataron, el primer grupo destacó el papel de los miedos como un aspecto clave a tener en cuenta en la relación ciencia-sociedad; el segundo grupo, hizo notar la dicotomía animal-planta y el papel que juegan los medios de comunicación y los agentes educativos en la predominancia del mundo animal en el imaginario colectivo; y el tercer grupo, mostró la mejora de la calidad de vida y bienestar como objetivo principal de la investigación científica, y del que es posible apreciar las connotaciones antropocéntricas.

Seguidamente los grupos realizaron una actividad exploratoria en la línea del tiempo y definieron algunos de los retos para un futuro a medio-largo plazo (2030). En esta actividad, se detectaron coincidencias en los tres grupos en cuanto a la naturaleza del reto que, en especial, otorgaron un papel clave a la cuestión energética. Además, el primer grupo proyectó un cambio geopolítico importante en el planeta, el segundo grupo, un cambio positivo en la consideración profesional de los profesores e investigadores, y el tercer grupo, proyectó la intensificación de los conflictos sobre los recursos naturales, sobre todo respecto al agua.

Posteriormente, los participantes definieron el perfil de los usuarios del recurso educativo a partir de la imaginación o de la experiencia propia. Las personas imaginadas eran mayoritariamente poco motivadas, descreídas, familiarizadas con las nuevas tecnologías -pero no necesariamente conocedores de éstas-, y con poca confianza en sus capacidades.

Finalmente, la última actividad consistió en la elaboración de un diagrama de afinidades en el que los grupos tenían que poner sobre la mesa los elementos surgidos en las tres actividades anteriores y definir a grandes rasgos cómo debería ser el recurso educativo a crear. El primer grupo consideró oportuno idear una actividad en el aula sobre la energía utilizando metodologías participativas, el segundo grupo, una actividad experimental que permita establecer una relación directa entre los investigadores y los alumnos, y el tercer grupo decidió que sería oportuno crear una aventura gráfica sobre la cuestión energética.

El ambiente fue muy distendido y favorable al trabajo. Los participantes pudieron avanzar desde los aspectos más genéricos de discusión hasta un primer nivel de concreción. Ahora, y hasta la segunda sesión el 2 de noviembre, se ha abierto una fase de documentación interna online entre los participantes.

—————–

Laura Valls. Unitat de Cultura Científica Delegació del CSIC.
Irene Lapuente. La Mandarina de Newton S.L.
Share

TalentLab, un proyecto de co-creación con profesores e investigadores

TalentLab es un proyecto donde el objetivo es diseñar conjuntamente recursos educativos online para el aula.

El proyecto se basa en talleres de co-creación sobre ciencias de la vida, química ambiental, ciencias de la tierra e inteligencia artificial. El período de inscripciones ya está abierto!

El CSIC, a través de la Unidad de Cultura Científica de la Delegación del CSIC en Cataluña y diversos institutos, y La Mandarina de Newton S.L., ponen en marcha el proyecto TalentLab, un proyecto concebido como un laboratorio de co-creación de recursos educativoss online para el aula.

TalentLab reunirá, en diferentes talleres, profesionales de la comunidad educativa y de la comunidad científica con el objetivo de sumar ideas, esfuerzos, capacidades y talentos, y participar conjuntamente en el proceso de diseño de los recursos. Está dirigido a profesores de ciclo superior de primaria, ESO, Bachillerato y ciclos formativos.

Talleres de experimentación
TalentLab prevé la realización de cuatro talleres, de dos sesiones cada uno, sobre diversas disciplinas científicas. El periodo de inscripciones a estos talleres ya está abierto y se puede realizar a través de la web del proyecto:  http://talentlab.csic.es.

El primer taller tendrá lugar el 19 de octubre. Se trata de Experimentos vivos y se realizará en el Centro de Investigación en Agrigenómica (CSIC-IRTA-UAB). Este taller gira en torno al eje temático de los organismos modelo, o de laboratorio, y permite plantear grandes líneas que giran entorno a la investigación en ciencias de la vida y sugerir posibles focos de interés de las propuestas educativas online. Durante el taller, que tendrá continuidad en una segunda sesión el día 2 de noviembre, se trabajará en grupo con el objetivo de diseñar conjuntamente un recurso educativo online.

Siguiendo la misma estructura se organizarán tres talleres más: Reacciona con el medio, de temática química, que tindrá lugar en el Instituto de Diagnóstico Ambiental y Estudios del Agua (CSIC), los días 23 y 30 de noviembre; Escuchando la tierra, sobre la dinámicas de la Tierra en el marco del cambio global, que tendrá lugar en el Observatorio del Ebro (CSIC-URL) los días 25 de enero y 8 de febrero del 2012; y, finalmente, Entre máquinas inteligentes, que tratará sobre la investigación en inteligencia artificial y tindrá lugar en el Instituto de Investigación en Inteligencia Artificial (CSIC), los días 7 y 21 de marzo del 2012.

Los recursos educativos que resulten de estos cuatro talleres habrán sido co-creados por miembros de la comunidad científica y educativa. De esta manera se quiere conseguir generar productos de alta calidad que satisfagan tanto a investigadores como a profesores y maestros.

TalentLab quiere ser un proyecto innovador que genere debate, diálogo y productos innovadores con el fin de favorecer la creatividad científica de los jóvenes. Es una iniciativa de la Unidad de Cultura Científica de la Delegación del CSIC en Cataluña, en colaboración con varios institutos del CSIC en Cataluña, y La Mandarina de Newton SL. Está financiado por la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (FECYT) y cuenta con el apoyo del Consejo de Coordinación Pedagógica del Instituto Municipal de Educación del Ayuntamiento de Barcelona.

Share

Formación

Publicaciones

Dosier de prensa

Grupos de trabajo

 

@CoCreatingCult Tweets

Seguir @CoCreatingCult en Twitter.