Un estadio lleno de diseño: FID 2013 en Costa Rica

Subimos al escenario con el presentador aullando “!Aquí están los científicos del diseño y los diseñadores de la ciencia! !Un aplauso!”. Nos golpeó una enorme ovación. Dos mil personas atestaban las Antiguas Aduanas de San José, en Costa Rica. Dos mil personas que no estaban en un concierto de rock sino en FID 2013 el Festival Internacional de Diseño de Costa Rica, un encuentro de diseño muy especial que sacude Costa Rica y Latinoamérica cada año.

A este público entusiasta les comunicamos nuestra visión de lo colaborativo, lo emergente, el diseño sin diseñadores y nuestros últimos proyectos. Y nos lo agradecieron, !vaya que sí!. Los tres días que duró el FID 2013, fueron un baño de luces, gurús, personalidades fulgurantes y mucho, mucho show. Pero no sólo eso.

FID 2013 busca motivar y llamar la atención sobre el diseño en Latinoamérica. La idea de los dos motores detrás (y delante, y encima y debajo) de FID, Paco Cervillo y Alfredo Enciso, es que algún día en el futuro algún diseñador de renombre diga “mi vocación empezó en un FID”. Y van camino de conseguirlo. En sólo tres años, han convertido el FID en un evento de referencia con un cartel de grandes nombres realmente impresionante.

Este año compartimos escenario con Mikel Urmeneta, Aaron Koblin, Oliviero Toscani, Javier Mariscal, Fernanda Romano, Marc Bretillot, James Victore o Catalina Estrada.

Pero, además, la organización nos pidió realizar talleres con los participantes para compartir nuestra visión y nuestros métodos de diseño participativo y emergente. Ahí pudimos interactuar con profesionales de Costa Rica, muy creativos e interesados en incorporar otras visiones de diseño en su quehacer. Sus propuestas fueron muy creativas y las discusiones con ellos enormemente enriquecedoras. Desde una aproximación colaborativa del uso de los espacios públicos y su relación con el fomento de hábitos sanos de alimentación infantil hasta la reorganización de una organización bancaria para innovar.

              

     

Pero, además, la organización nos pidió realizar talleres con los participantes para compartir nuestra visión y nuestros métodos de diseño participativo y emergente. Ahí pudimos interactuar con profesionales de Costa Rica, muy creativos e interesados en incorporar otras visiones de diseño en su quehacer. Sus propuestas fueron muy creativas y las discusiones con ellos enormemente enriquecedoras. Desde una aproximación colaborativa del uso de los espacios públicos y su relación con el fomento de hábitos sanos de alimentación infantil hasta la reorganiación de una organización bancaria para innovar.

Pudimos así, contactar también con personas como Ana Domb que después de doctorarse en el MIT y trabajar en Chile está levantando un máster universitario en Diseño de Interacción desde el diseño colaborativo y el user-centered design. También con urbanistas y arquitectos centrados en el diseño participativo y comunitario. Fue muy gratificante, en este sentido, conocer el trabajo de Entre Nos Atelier, un equipo de arquitectos muy comprometido con el desarrollo comunitario y sostenible que aplica técnicas de diseño participativo con las que nos sentimos muy identificados.

El FID se orienta principalmente al diseño gráfico, de moda, industrial y la arquitectura, pero también empieza a tener espacio para otros diseños menos tradicionales y visiones más artesanas del diseño, menos centradas en la gran personalidad. Más allá de los grandes nombres y de la caza del autográfo -que nos pidieron un montón, una sensación ambivalente, para qué negarlo- también se abren espacios para otro tipo de discusión sobre otros tipos de diseño. De hecho, Paco y Alfredo nos invitaron precisamente por aproximarnos al diseño desde un punto de vista menos habitual.

Pudimos interactuar con diseñadores que se estaban planteando otras formas de diseño. Especialmente esclarecedoras fueron algunas conversaciones con Esteban Salgado de Ecuador, un diseñador que ha hecho reflexiones acertadísimas de qué signifca esta actividad para crear conocimiento compartido. O la misma Ana Domb con quien fue un placer ver cómo emergía su proyecto “volante” sobre diseño compartido.

Al terminar, nos invitaron a subir a todos los ponentes invitados en un “Line up” de despedida.  Cerrada ovación y enorme energía la que notamos desde el público.

Fuera ya de las luces y el espectáculo, Paco y Alfredo supieron crear espacios lejos del propio San José donde todos los que figuramos como invitados especiales pudimos tener unos días de conversación tranquila. Aparte de buenas discusiones sobre cultura visual con Javier Mariscal también resultó gratificante discutir la visión de la participación que tiene Aaron Koblin, Director Creativo del  Google Data Arts Team (quien puso en marcha entre muchos otros proyectos el Johnny Cash Project y acababa de lanzar entonces un interesante proceso colaborativo en Tate Britain). También pudimos echarnos  unas risas y discutir futuras estrategias con  Mikel Urmeneta con quien ya iniciamos colaboración hace tiempo y que fue quién nos llevó hasta el FID. Todo esto mientras el Pacífico nos regalaba con unas puestas de sol compartidas impresionantes. O la excelente cocina del Kalú nos maravillaba y nos abría las puertas a otras actividades de innovación y laboratorio creativo de este restaurante que es cualquier cosa menos sólo un restaurante.

Hubo oportunidad también de conocer a muchas personas clave en la promoción de la cultura de cambio e innovación en torno al arte y el diseño que están detrás de FID 2013 como Fiorella Resenterra, directora del Museo de Arte y Diseño Contemporáneo, Karina Salguero -fantástica anfitriona, motor cultural y, entre otras cosas, editora de la maravillosa Orsai). Muchos otros nos mostraron un país con ganas de hacer cosas nuevas. Y desde luego, fue un regalo poder disfrutar de los paisajes tranquilos de Costa Rica después de tanta adrenalina en el FID.

Share

Estética organizacional: Kukuxumusu Relocated

Finalmente, llegó la inauguración de un proyecto que llevábamos largo tiempo preparando. Nuestra vocación de entrecruzar disciplinas se encontró con la creatividad de Mikel Urmeneta, uno de los fundadores de Kukuxumusu. Ya estamos trabajando codo con codo con su empresa en su último proyecto: Kukuxusumu relocated. Durante dos meses 22 trabajadores de Kukuxumusu harán de la Galería Moisés Pérez de Albéniz de Pamplona, su lugar de trabajo.

Mikel lanzó un proyecto estrictamente artístico. Ahora bien, da pie a un importante trabajo de exploración organizativa. Y ahí, en este aspecto, es donde CoCreating Cultures está colaborando con Mikel y con Kukuxumusu.

Mikel Urmeneta y el catedrático de Historia del Arte Javier San Martín en la Galería a finales del año pasando, discutiendo sobre cómo enfocar el proyecto. Foto: © CoCreating Cultures/La Mandarina de Newton

Convertir la empresa en un obra de arte expuesta en una galería es una extrapolación del concepto de ready made bastante extrema. Por no hablar de otras conexiones con la interactividad, lo relacional y otras genealogías dentro del ámbito artístico. La exposición está conectada a internet. Se puede seguir las veinticuatro horas. Basta conectar la cámara 3 cuando hay reunión para atender a las reuniones de directivos y personal con clientes, proveedores y licenciatarios, por ejemplo. Mikel quiere explorar artísticamente el concepto de transparencia. La idea conecta con diversos referentes (desde Marina Abramovic al Hikikomori Project: aquí tenéis unas cuantas referencias). Las lecturas son múltiples y diversas. Por no decir nada de este tipo de movidas en tiempos de EREs y crisis.

Primeros pasos para la "ocupación" de la Galería Moises Pérez de Albéniz, Pamplona 20 de Marzo 2012. Foto: © CoCreating Cultures/La Mandarina de Newton

Rehaciendo el lugar de trabajo en la Galería Moisés Pérez de Albéniz Foto: © CoCreating Cultures/La Mandarina de Newton

Repartiendo espacios, articulando mesas Foto: © CoCreating Cultures/La Mandarina de Newton

"Business as usual". El día 20 de Marzo en cuatro horas, todos "relocated". Al fondo la "urna" de las reuniones transmitidas en abierto. Foto: © CoCreating Cultures/La Mandarina de Newton

Desde el punto de vista organizativo el cruce entre arte y empresa se ha dado en diversas ocasiones. El campo de la “estética organizativa” (organizational aesthetics) explora la interacción entre procesos artísticos y organizativos con diversos fines. Taylor y Hansen identificaron cuatro áreas de un cuadrado donde arte y empresa se conectaban como procesos de aprendizaje y comprensión de la dimensión organizativa. En este sentido es un buen campo de exploración de la interdisciplinariedad en la investigación.

  • El cuadrante 1, es de interés para enfocar estudios académicos de la organización. Por ejemplo, intenta entender una empresa desde una metáfora artística.  Así la coordinación organizativa se puede estudiar desde el concepto de improvisación de jazz. Una representación teatral (centrada en el poder, en la ambición de crear o en otro tema) puede ayudar a entender el “sensemaking” de una organización. De forma análoga, se puede entender la organización como un conjunto de historias que sus miembros se cuentan los unos a los otros respecto a qué es la empresa, cómo está dónde va, qué tipos de relaciones se da, cómo debe ser un “empleado típico”, etc.
  • El cuadrante 2, trabaja sobre las realidades estéticas de la organización y puede tener forma artística. Por ejemplo, diversos antropólogos han utilizado herramientas de antropología visual para representar su investigación en el efecto de los colores en el día a día de la empresa.
  • El cuadrante 3, se centra en utilizar formas artísticas para trabajar sobre problemas concretos de una empresa. Por ejemplo, utilizar una residencia de artista para intentar mejorar la capacidad de innovación de una empresa, o repensar como crear una nueva línea de trabajo.
  • El cuadrante 4 crea formas artísticas para presentar y crear reflexión sobre realidades de la vida cotidiana en la empresa que tienen que ver con sus procesos y organización. Estas obras artísticas o bien son creadas por un artista en residencia, bien por investigadores en sociología y antropología o bien entre todos ellos y en colaboración con el personal. Es conocido el trabajo en diversas empresas en fase de fusión dónde la creación de pequeños diarios individuales y colectivos permitía captar el sentido y la experiencia de cambio para sus empleados y orquestar mejor la transición de acuerdo con las expectativas y valores de cada uno.

Si bien el presente proyecto parece centrarse en el cuadrante cuatro, en realidad, casi se sale del cuadrado.

Mikel Urmeneta conecta su acción artística con el concepto de transparencia empresarial (aunque hay algunas opiniones que aún le exigen más). Esa puede ser una línea de trabajo pero quizá por su evidencia sea tan sólo eso, una posible línea de trabajo. Estamos diseñando un plan de investigación con el equipo empresarial de Kukuxumusu para explorar a fondo otras líneas de reflexión conjunta. Esta acción de deslocalización es una dislocación que abre un hiato en las pautas habituales de reflexión sobre el quehacer empresarial. Al mismo tiempo permite replantearse los referentes habituales en espacio, tiempo, rutinas de trabajo, procesos internos, relación con el entorno, autoimagen y visibilidad. Seguiremos informando!.

Share

Formación

Publicaciones

Dosier de prensa

Grupos de trabajo

 

@CoCreatingCult Tweets

Seguir @CoCreatingCult en Twitter.